lunes, diciembre 05, 2011

Día 692

De nuevo el domingo cambia las cosas, como la noche, resaltando la nobleza de este edificio republicano, que en su momento debió sobresalir por su altura.

6 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

No sé por qué es el adjetivo "republicano", pero si es por el porte del edificio la verdad es que te ha quedado clavado.

E. C. Pedro dijo...

Miguel, tengo entendido que el estilo republicano se llama así porque llegó con la República, es decir con la independencia, caracterizándose el periodo anterior por el estilo colonial. Algunas de sus características son los techos altos, cierto eclecticismo, o una tendencia decoradora que lo distinguiría de los rasgos que asumió el modernismo.

Saludos.

E. C. Pedro dijo...

Ya capto por qué eso de "la nobleza del estilo republicano" debe sonar bastante raro en España. En Colombia, por el contrario, una buena parte del periodo republicano fue gobernado por los conservadores...

Daniel Frischmann dijo...

me atrevo a decir que eran oficinas....que funciona hoy en dia...
por favor Pedro seria genial unas fotos de las casas republicanas de la calle 10 en esos viejos almacenes de zapatos...estuve ahi unos dias...

no es que suene como un obligacion..pero en ese sector esta el teatro ayacucho, el hotel sucre y muchas construcciones republicanas..
de regalo de navidad deseo.
el nombre del barrio. y fotos de este sector que va de la calle 7 hasta la calle 13. de la cra 8 a la 10.
saludos ...

FUNDACIÓN SENDEROS Y MEMORIA dijo...

Saludos a todos!
Efectivamente parece que este edificio fue originalmente concebido para uso de oficinas, pues carece de patio y su planta no es muy profunda.
Actualmente allí funciona la Fundación de amigos de Bogotá, y aprovechamos el espacio para contar que allí se realiza una exposición sobre arquitectura religiosa de Bogotá, articulados con un recorrido por iglesias organizado por la Fundación Senderos y Memoria. La información la encuentran el nuestro blog: http://fsenderosymemoria.blogspot.com

E. C. Pedro dijo...

Gracias por la invitación.

Creo que en algunos lugares de Bogotá la arquitectura religiosa es la única encargada de conservar la memoria urbana de la ciudad; sin los templos podríamos decir que 'les borraron el caset'. Espero poder visitar la exposición y asimismo conocer por dentro esta interesante construcción.

Saludos.