jueves, octubre 20, 2011

Día 649

El barrio San Martín corresponde en realidad a la zona baja de La Perseverancia. En la actualidad está menos poblado que el resto del sector y se caracteriza por calles que se estrechan hasta convertirse en callejones. Todo parece indicar que se destinará a desarrollos corporativos poco dados a conciliar tendencias. (Por una vez, esa perspectiva no es del todo antipática, pues esta zona constituye una de las regiones menos integradas de la localidad de Santa Fe).

4 comentarios:

RoS dijo...

Los callejones me suenan a cercanía, también un poco a amor.

Un placer que compartas esas tomas.
Saludito.

la MaLquEridA dijo...

Se ve bonita la calle aún con todo y la pintura descarapelada de las casas.



Un abrazo.

Pherro dijo...

En esos callejones se respiran humores etílicos, antiquísimas presencias etéreas, atrapadas entre los ladrillos y las piedras del piso.
Me recuerda algunas calles y vecindades.
Saludos Pedro.

E. C. Pedro dijo...

Calles, callejuelas y callejones: la diferencia puede originar diferentes mundos. Respecto a los rastros etílicos, la intuición es exacta, pues este fue uno de los barrios que se desarrolló durante la construcción de la fábrica de Bavaria, que como su nombre lo indica produce y embotella polas, es decir chelas, también conocidas como amargas o birras, e incluso agrias.