sábado, octubre 01, 2011

Día 632

Ha pasado tanto tiempo desde que comenzó la fase III de Transmilenio, que estas figuras se han vuelto familiares, impregnándose de la sustancia que caracteriza una época. Su zeitgeist, pues. A estos compañeros, pareja circunstancial, les dedico El camino de la vida. (Enlace).

4 comentarios:

Pherro dijo...

No conocía la canción, me gustó mucho.
Cuando terminen las obras (allá en Bogotá y acá en la Ciudad de México) lo más seguro es que comiencen otras jaja.
"...no hay camino, se hace camino al andar..." el camino se queda, engrosándose con el polvo de los caminantes.
Cuídate Pedro, que estés muy bien, luego nos vemos.

el presley dijo...

Llegué a tu blog por casualidad.

Me gustó la canción que colocaste y que no conocía.

Si difícil es el camino, más duro debe ser para los que no pueden escuchar el sonido de sus pasos.

Un saludo.

Miguel Baquero dijo...

Las obras se sabe cuándo empiezan pero no cuándo acaban.
Aquí en Madrid estamos siempre de obras, cuando no es una avenida es otra. Había un dicho que se decía por aquí: "qué bonito será Madrid el día que lo acaben".

FJavier dijo...

Me resultan las espaldas especialmente atractivas y esta en particular porque nos permite sospechar no la manera en la que los ciudadanos ven las obras del Transmilenio sino la forma en la que este ve a los ciudadanos que la miran.