miércoles, noviembre 24, 2010

Día 358

Dice la personificación de la Filosofía en La consolación de la filosofía (obra del autor medieval Severino Boecio) sobre la rueda de la fortuna: "Esta es mi fuerza, éste el interminable juego al que me entrego: hago girar la rueda en caprichosos círculos y me divierto en hacer descender lo que está en la cumbre y subir lo que está abajo. Sube si quieres, pero con esta condición: que no consideres injusto bajar cuando lo exijan las reglas de mi juego".

2 comentarios:

El peletero dijo...

La filosofía consuela como un buen fuego en noches frías de invierno. Por aquí llueve, hiela, el cielo está gris, quizás nieva si sigue cayendo la temperatura; el agua se convertirá entonces en cristal y deberemos andar con tiento para no resbalar y caer, que con algún hueso roto no habrá quien nos levante ni del suelo ni de la cama.

Javier dijo...

Siempre se aprende algo en su casa, E. C. Pedro. En esta conjunción de imagen y palabra muestra usted evidentes cualidades para la seducción. Yo creo que la fortuna está en el esfuerzo y el trabajo diario y, solo en muy pequeña medida, en ese inesperado soplo de inspiración.
Un admirado saludo.