sábado, agosto 14, 2010

Día 270

Ubicada en el extremo oriental de La Candelaria, la Quinta de Bolívar es un lugar muy agradable, más que todo por sus jardines, que han sido cuidados con esmero. No creo que visitar el lugar ayude a entender mejor ni la Independencia ni la figura de Simón Bolívar. Más bien para recordar que bajo el asfalto se encuentran las plantas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

qué bonito saber que bolivar (en minúscula) paseó por este ambiente poco pretencioso y por eso tan querido. Dan ganas de gozar la temperatura de esa casita.

Javier dijo...

De sangre vasca, venezolano, aristócrata, libertador, dictador… la riqueza de esa tierra tan llena de vida parece querer sumarse al homenaje a Simón. O robarle su protagonismo.