sábado, julio 10, 2010

Día 236

El nunca bien celebrado barrio La Macarena con nueva propuesta kleeniana.

3 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Se debe respirar bien ahí.

Saludos.

Anónimo dijo...

espectacular... qué bosque, la luz: lo mas profundo de Bogotá. Klee no se lo esperaba.

Javier dijo...

Aún sin entender lo suficiente, oso opinar que Paul gustaría de esa atmósfera espiritual, de esa luz protagonista y meridional que además de iluminar construye un cierto mundo interior. Pero supongo también que en su tratamiento luminoso preferiría darle un carácter más transparente a la luz.

Enriquecedor, E. C. Pedro, como siempre.