martes, diciembre 29, 2009

Día 59

El otro día tuve una intensa discusión sobre si el curso del antiguo río Arzobispo era un caño o un canal. Aunque la diferencia etimológica es sutil, en la práctica está en juego el estatus ontológico del curso líquido, pues en Bogotá la denominación caño está muy cerca del concepto de alcantarilla. Yo, por supuesto, defendía el carácter vivo del exrío, que esta imagen (algo sobreexpuesta) muestra a la altura de la carrera 17 con calle 39.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

estas tus fotos recuperan todos los verdes, desde el negro hasta el blanco: todas las tonalidades. que sea o no canal no es tan profundo como lo verde que es.

mi nombre es alma dijo...

¿Y que importa como se llame si por él discurre el agua limpia?.

Un abrazo, estupenda foto