domingo, noviembre 29, 2009

Día 33

No, no hay complot alguno, por lo menos no por parte de los domingos. Si ayer el clima fue execrable  hoy el cielo se portó la mar de bien. En la fotografía se puede en efecto apreciar bañado en luz a un pintoresco vendedor de globos en la esquina nororiental de la Plaza de Bolívar, en plena carrera Séptima con calle Décima, antigua Primera Calle Real.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

los globos centradîsimos concretan un paisaje muy bogotano... cuânto costara un globito, azul? siempre hay un vendedar de globos en los parques. Caigo en cuenta de su pureza: por ahora comcel no los ha captado para sus "minutos"...

mi nombre es alma dijo...

Como siempre, vengo para echar un vistazo a tus miradas.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Me encantan los colores de esta ciudad, aun en los dias mas grises.

VIOLETICA (del 5ème)

E. C. Pedro dijo...

En Bogotá, para decir que uno está vagando con la imaginación, se dice que uno está "echando un globo"...