miércoles, junio 06, 2012

Día 860

El tiempo es a veces simple fatiga de los materiales. Como a esta casita, se les acaba la cuerda a los músculos y a los huesos que componen nuestro cuerpo. Eso vendría a ser una manera de explicar la vida. También daría pie a afirmar que es un fenómeno relativo, bastante íntimo, asimilable a la subjetividad en la percepción del espacio. Pero cruzar el condicional sería appunto demasiado.

2 comentarios:

Pherro Chafirete Ruletero dijo...

Nada es demasiado, hasta que alguien pone límites; pero en fin, parece que todo lo relacionado con lo humano, nunca sabrá de eternidad.
Saludos Pedro.

E. C. Pedro dijo...

Así es, estimado, todo lo que sube tiene que bajar... En particular por estos lados.

Saludos.