miércoles, febrero 15, 2012

Día 756

Tiene ante sus ojos el amable visitante el codo que a la altura de la calle Quinta A realiza la Once A, que constituye una rareza en Bogotá. Se debe probablemente a que por este lugar fluía el río San Francisco, tras atravesar el barrio Santa Inés, próximo a encontrarse con el San Agustín en un recorrido con multitud de flores de lis, también conocidas como cartucho, que luego darían nombre a un triste sector de la ciudad. La otra orilla del San Francisco se vendría a encontrar en la carrera Doce, de la que nos separa el bloque de casas de la derecha.

7 comentarios:

Daniel Frischmann dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
E. C. Pedro dijo...

No había caído en cuenta, Daniel. He visto fotografías del edificio del que hablas, que en efecto era muy bello. Lo que no sabía era que se había mantenido en pie hasta la destrucción del Cartucho. Me imagino el estado en el que se encontraría el pobre... Al respecto han publicado "En un lugar llamado El Cartucho", de Ingrid Morris, a quien con gusto le hago publicidad. De veras: está disponible en línea en el sitio del IDPC.

¡Saludos!

Daniel Frischmann dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
E. C. Pedro dijo...

Daniel, hay otro texto de gran utilidad, que me pregunto si no sirvió como insumo para el de Morris, que se llama "El Cartucho: Del barrio Santa Inés al callejón de la muerte". Allí encontré la foto del Palacio de la Higiene, pero la imagen que más me sorprendió fue la del río San Francisco por la Doce (en realidad Doce A) fluyendo por el lugar que luego se convertiría en "El callejón de la muerte" (que se llamaba así porque la zona más 'tesa' del sector). Ese texto es a veces un poco anecdótico y 'salpiconudo', pero hay fragmentos que de veras valen la pena. En fin, a los 'freaks' de la arqueología urbana nos puede interesar también el artículo de Juanita León (la de La Silla Vacía) "El cartucho: de la opulencia a la indigencia", de la edición del Espectador del 28 de marzo de 1999. Y una fe de erratas (¿o un positivo en la revisión de datos?): el río San Francisco no puede pasar por la calle de la imagen, pues aunque su curso fluía a pocos metros, su curva hacia el occidente 'sin duda alguna' se daba algunos metros más al norte, en el extremo suroccidental del parque Tercer Milenio.

¡Saludos!

Daniel Frischmann dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gerardo Huerta Jaime dijo...

Hay codos en los que el sol no alcanza a dar la vuelta entera.

E. C. Pedro dijo...

Fe de erratas de la fe de erratas: El río San Francisco tal vez no podía pasar por ahí; pero el San Agustín sí. Tras ver imágenes aéreas de los años cincuenta de esa zona del barrio Santa Inés he podido confirmar que sí se trata pues de un meandro fluvial.