viernes, diciembre 02, 2011

Día 689

Conjunto variopionto pero no multicolor en Teusaquillo.

8 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Me encantan esas casas pintadss contra el cielo pintado. El coche también, tan colorido, tiene su gracia... pero visto así, de lejos, de cerca debe de ser espantoso...

E. C. Pedro dijo...

Miguel, estas casitas pertenecen al secto suroccidental del barrio Teusaquillo, que en su momento atrajo a la clase 'media-acomadada'. La reposición de lo que se hizo con cierto gusto ha dejado muchísmo que desear. Esta cuadra no es tétrica, aunque corresponda al periodo de muchos barrios que ahora están en la inmunda (dicho sea de paso, hay sectores de Teusaquillo que comienzan a ser 'maluquitos').

¡Saludos bogotanos!

FJavier dijo...

¿Puedo quedarme con la palmera?

Pherro dijo...

¿Ese es un Taxi Bogotano?
Las esquinas (por lo menos, las que Tú has fotografiado) tienen su encanto especial, a pesar de que se note -a veces no- la mala condición general del entorno.
Saludos Pedro.

lAeXploradora dijo...

Y la palmera bailante, jeje Parece que no tiene piso... Gracias por tu tip... Aquí estoy de nuevo... Un saludooo

Daniel Frischmann dijo...

En ese sector de teusaquillo se estan vendiendo muchas casas.
puede que sean patrimonio uno pague servicios estrato 1. pero el barrio ya no tiene ese encanto para vivir que tenia años atras....

E. C. Pedro dijo...

Estimados, es un rincón bastante afortunado. Hay que tener en cuenta que la ausencia de autos en movimiento le da una falsa tranquilidad, pues lo cierto es que la avenida que se ve en primer plano es atestadísima y sufre de continuos embotellamientos. Los domingos, por el contrario, la situación se invierte y se ven este tipo de escenarios. El lio que ha afrontado el barrio es que su cambio de vocación (de residencial a de oficinas) no ha sido sin traumatismos, con repercusiones complejas en la seguridad y la conservación de los inmuebles, muchos de ellos valiosos.

¡Y por supuesto fue la palmera la que desencadenó el resto!

Pherro, el taxi es muy representativo de los de Bogotá, que son de este amarillo y de uno más claro, que predomina en los modelos recientes. Antes eran negros, con techo amarillo, y los que iban al aeropuerto, blancos con techo verde. Pero el asunto ha tendido a la homogenización.

Saludos.

Pherro dijo...

No sé si será una lástima o mucha fortuna que todas esas cosas no se noten en una fotografía.
Saludos Pedro.