sábado, octubre 08, 2011

Día 638 Te manda saludos Paul

Paul Klee, quien en 1940 y poco antes de morir se preguntaba si era el mundo el que estaba enloqueciendo, o él. Por fortuna ―para sus admiradores― las sinapsis neuronales del artista funcionaban de maravilla. Por desgracia ―para las generaciones del veinte y del treinta― la humanidad estaba entonces a punto de desbarrancarse.

3 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Y no se desbarrancó, no más se dio un tropezón hacia el vacío que no termina de llegar.


Saludines.

Pherro dijo...

Dudo que Paul Klee hubiera podido imaginar una escena como esta, con locura o sin ella en su cabeza.
Saludos Pedro.

E. C. Pedro dijo...

Estimados, otro dato interesante es que Klee nació y murió en Suiza, pero no era suizo, aunque quiso: la muerte lo cayó en pleno proceso de naturalización helvética.