miércoles, septiembre 01, 2010

Día 287

En el cruce que se aprecia en contrapicada, entre las rojizas luces de las bombillas de cobre, se encuentra el centro místico de la ciudad. De izquierda a derecha, por el Eje Ambiental, fluía el río San Francisco.

6 comentarios:

Caruano dijo...

283. El Nike-muchacho "orgullecido" se siente observado por el mozo-bici. El percibido y el observado tratan de mantener la compostura. El uno se congratula por vestir marcas caras, el otro se consuela pensando que Nike-muchacho nunca conducirá su hermoso artilugio amarillo gritón, y, por lo tanto, nunca será ungido por Niké.
284. ¿Pare? Ni por el pu...
La dureza del barrio la consumen, a grandes dosis, los "barriados".
285. Aunque de cera la palma fuera,
como en Quindío nunca luciera.
286. El centro místico de la ciudad desapareció cuando taparon el río. Lo que vemos en la foto tomada por el hombre araña es, simplemente, un convento o una iglesia: ropajes caros del misticismo.
Bona tarda, Pedro. Tornaré aviat.:-)
Saludos/es

Caruano dijo...

Donde dije 286, digo 287. Excuse-moi.

Javier dijo...

"Me gustan esos ríos dorados de una ciudad que juega a fundición bajo la mirada de un fotógrafo alpinista. ¿Qué guirnaldas serán las destinatarias de tanta riqueza Bogotana?"

Miguel Baquero dijo...

Preciosa fotografía nocturna, en contrapicado. Qué bien que volviste con una buena cámara

Anónimo dijo...

rios de oro... encontraste El Dorado? la leyenda se hace realidad.

E. C. Pedro dijo...

Estimados: Lamento el retraso en la respuesta, pero esta semana ha sido intensa. Y es verdad, tengo una nueva cámara. Después de darle varias vueltas al asunto, ¡compré una idéntica a la que perdí!