domingo, julio 11, 2010

Día 237

En lo alto de Las Cruces, tal vez el más antiguo barrio popular bogotano, se encuentra esta casa esquinera que parece hecha a la medida para los interses de este blog.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

el color "nube" de las paredes de la casa produce sensación de transparencia. Qué desolación, qué calles tan vacias. Barrio fantasma.

El peletero dijo...

Las casas esquineras parecen un rostro, ¿tienen nuca?

Saludos.

Javier dijo...

Me gustan los grafitis en las paredes de la ciudad porque, además de su posible valor artístico o al margen de la agresión que pueden ocasionar, representan una forma de diálogo tribal orientado al cambio de la propia ciudad en algo más que su estética, en su concepción como espacio para la comunicación humana.
En esta imagen que nos ofreces la realidad conforma en sí misma un espacio para el diálogo, más aún, un auténtico discurso.

E. C. Pedro dijo...

Anónimo: ¿Tal ves sea la casa en el aire de escalona?

Peletero: Yo diría que esta casa en particular tiene cara de crucero espacial.

Javier: Comparto la afición por el grafiti, que has ayudado a generar. Sin embargo, los "tag" son formas de apropiación muy simples, como un ganadero quemando con sellos a las vaquitas del hato. Creo que continuará...