domingo, julio 04, 2010

Día 230

En el Parque del Tercer Milenio tuve el gusto de asistir a una maniobra inusual, que consiste en el doble seguimiento de una pista. No deja de sorprender que algunos metros más arriba, hacia donde se dirige el par de canes, se encuentre el cruce de la calle y carrera Décimas, es decir la Décima con Décima.

5 comentarios:

mi nombre es alma dijo...

Y es todo cruce conduce a una encrucijada para los hombres, rambién para los canes.

Javier dijo...

Para tan tenaz observador de la realidad la experiencia debió de ser magnífica.
Yo no sé desde aquí si la pista conducirá a John Searle: “Podemos ver claramente la distinción entre distinciones, si reflexionamos sobre el hecho de que podemos formular enunciados epístemicamente subjetivos sobre entidades que son antológicamente objetivas, y análogamente, podemos formular enunciados epístemicamente objetivos sobre entidades que son antológicamente subjetivos”.

No sé, ya digo.

TORO SALVAJE dijo...

Una señal quizás?

Saludos.

El peletero dijo...

Y 10+10=20

Y 2+0=2

Pero en un sistema exagesimal 10 se expresa como 14, entonces:

1+4=5

Faltan tres perros o tres calles.

Saludos.

Daniel Frischmann dijo...

que casa republicana o colonial o calle...o que quedaría en ese punto del antiguo barrio santa ines....