sábado, julio 03, 2010

Día 229

En la imagen puede apreciar el visitante la parroquia del Divino Salvador. Dice su página (enlace) que "el 9 de septiembre de 1951 comenzaron las excavaciones de los cimientos de la torre de la Iglesia calculada para soportar el peso de cuatro grandes campanas, que fueron fundidas en la Casa Petit y Edelbroken en 1961 [llamadas] Salvator Mundi, (...) Ave María Gratia Plena, Sanctus Josephus y Sanctus Michaelis Archangelus".

3 comentarios:

El peletero dijo...

Apreciado E.C. Pedro, no conozco Bogotá, pero sí Medellín, no me preguntes el porqué. Esas iglesias tan austeras me causan una extraña desazón. El románico de mi Pirineo era austero, pero estaba pintado de colores, por dentro y por fuera.

Saludos.

E. C. Pedro dijo...

De acuerdo, el gris no es de ayuda. (Retomo el argumento de uno de tus comentarios). Sin ser triste, es difícil de combinar, y esta iglesia no es una excepción afortunada. Así quedó, sin embargo. Sólo nos queda "descubrir" su belleza y, por supuesto, construir algo más intrigante la próxima vez.

Javier dijo...

Con unas campanas de tan ostentosos nombres se me hacen poco los cimientos. Claro que tratándose del Divino Salvador la protección preventiva parece asegurada.