martes, junio 22, 2010

Día 218

Es claro el aporte estético de este pino a su cuadra. Es triste que hayan tumbado uno de la misma especie y proporciones, que alcanzó sin embargo a figurar hace más de cien días en este blog. He identificado otros dos similares, y me temo que no quedan muchos más. Al respecto el poeta chileno Nicanor Parra escribió este poema.

3 comentarios:

Javier dijo...

Los pinos son tan medicinales como hermosos y, además, no descansan en invierno.
En Madrid hay editada una hermosa guía de árboles ilustres, de no existir sugiero que se haga lo mismo en Bogotá y se incluya este pino. Puede que el conocimiento sea la única vía que asegure su supervivencia.
Saludos.

E. C. Pedro dijo...

Javier, es una excelente idea. Debo reconocer que probablemente tampoco yo habría notado su ausencia de no haber sido por la foto. Por ahora los árboles ilustres serán buscados a través de este blog.

lAeXploradora dijo...

Ya te dije yo en mi blog, hace unos minutos, amo los árboles de Bogotá... y lamento que los cambien por palmeras enanas y sin gracia. Buena idea la de Javier...