martes, junio 01, 2010

Día 197

Esta es la avenida Treinta o Quito, hoy conocida como NQS (de "Norte-Quito-Sur" pues en efecto atraviesa la ciudad de un extremo a otro). Es una de las fronteras de este blog. De hecho, este límite se encuentra signado por "la" carrilera (pues sólo tiene una vía; no es fácil devolverse), y por un turbio mas anodino canal recolector de aguas, alias caño. A la izquierda, a lo lejos, se aprecia el Coliseo Cubierto, hoy sede de una congregación religiosa, y al fondo los cerros meridionales, junto a la salida hacia Villavicencio. Por su parte, el cielo es el mismo, acá y allá, en toda Bogotá: plomizo. Un pelmazo.

6 comentarios:

Biovisor dijo...

Como toda frontera latinoamericana, se siente un vacío inesperado al estar cerca de cruzarla, con ese Che interior que nos invita a no parar hasta el fin.

Miguel Baquero dijo...

No sabía lo del constante cielo plomizo, sí que debe de ser una lata. Por otro lado, me asombra también eso de todo un coliseo para una congregación; debe de ser una de éstas milagrera y como de telepredicador, ¿no?

piensaenbrooklyn dijo...

Para ser avenia parece autovia,
saludos
me encanta tu blog
Me vuelvo a pasar fijo.

Anónimo dijo...

Más bien que constante cielo plomizo, uno en el que a veces se oscurece, pero también se presenta luminoso, como sumercé mismo lo ha mostrado con ojo avizor. En cuanto a los límites, estos son, por lo general, convencionales, artificiales y decididamente humanos. Muchas veces ni sentimos cuando pasamos de un lado a otro, como si fuera la misma tierra y elk mismo aire en un lado y otro.

Javier dijo...

En esta ocasión, la perspectiva que recrea la profundidad queda eclipsada por la perspectiva que rodea al observador. El juicio mejora notablemente la percepción de la imagen.

Los comentarios, de manera similar a la propia fotografía, confluyen en el punto de fuga.

Hoy pura geometría.

Caruano dijo...

Yo doy fe de que es una ciudad muy teatral: con luces muy intensas y sombras muy contrastadas.
Después de darme un paseo por las fotos que posteas, he visto una casa "normanda" que me ha recordado a un barrio en el que me alojé una vez, donde las casas eran de estilo norteuropeo. Me llamó mucho la atención la mezcla de estilos arquitectónicos de Bogotá.