lunes, mayo 31, 2010

Día 196

La misión de fotografiar a la agraciada Rebeca planteó una disyuntiva, que ha consistido en buscar en mi archivo del "verano" pasado, o ser reportero y presentar alguna de las imágenes que tomé este sábado. Como la adyacente avenida Veintiséis ahora está siendo intervenida, el sábado el día estuvo gris (y no sólo un tris), y la estatua es blanca (y sus sombras negras), entonces la decisión se impuso.

7 comentarios:

Javier dijo...

La luz no llega en ese día gris que mencionas, como la ropa de Rebeca que no llega a cubrirla, o su cuenco que no llega al cauce, los juncos que no alcanzan al agua o la fuente que no alcanza a estar limpia. Una escena hermosa de evidente merma métrica.

nefelibata dijo...

Gracias por Rebeca y por ese cosuelo en esta primavera pasada por agua.
"La lluvia arreció, las calles se quedaron vacías. A dónde más ir sino hasta la Rebeca. Arrodillada entre la lluvia era la huérfana más bella e indolente del Olimpo. La Rebeca me ofreció consuelo, Eduardo, con el gesto del que todo lo ha perdido pero todo lo acepta con el estoicismo de los monjes budistas. Se han perdido el jardín amazónico, los papiros acuáticos, las hordas de gamines adoptivos. Hasta la nariz perdió alguna vez. Por qué llorarle el luto a los urapanes talados o al agua ausente si todo está en constante cambio. Pero qué triste también esa colección de pérdidas.
Te dejé ahí, al amparo de la Rebeca, segura de no encontrar un lugar mejor para dejar desatados los cabos sueltos."
Gracias

E. C. Pedro dijo...

La Rebeca, o Rebeca para los amigos, es un símbolo bastante nostálgico. Como diría el volero, recuerda "lo que pudo haber sido y no fue". Es la Bogotá que se quedó a medias. Junto a una estatuita en una fuente olvidada, es el último vestigo del Parque Centenario, que en los años 1950 Mazuera arrasó con el conjunto, apoyado por la indolencia capitalina.
Nefelibata, me gustaría dejarte un mensaaje, pero tu perfil no está activado, así que te saludo desde mi página de discusión.

nefelibata dijo...

He mordido el anzuelo y debo preguntar por la otra estatua huérfana. ¿Dónde está la "fuente olvidada"?
Gracias también por ponerme al día en cuanto a los desarrollos tecnológicso...

nefelibata dijo...

tecnológicos...

E. C. Pedro dijo...

Queda pendiente pues la fuentecita. Y para aportar al festival de gazapos, pues dígase "bolero"...

Anónimo dijo...

Hay que ver lo que ha cambiado el entorno de rebeca. Por mucho tiempo rodeada de árboles bien cuidados, luego invisibilizada por el humo de un tráfico pesadísimo por las carreras décima y trece. En estos tiempos vuelve a tener un ambiente más amable, que puede mejorar con los cambios que se vienen en los alrededores. Bien por ella que ha logrado sobrevivir al cambio casi indemne.