sábado, mayo 29, 2010

Día 194

Seguimos en las garras del fotogénico barrio La Candelaria, que nos ha tentado con esta —como de costumbre— esquinera casa. Respecto al piso de ladrillo, los arqueólogos del futro habrán de saber que se puso a finales del siglo XX. Las idea es bella, pero si no se cuenta con excelentes estudios y técnicas, el resultado suele dejar que desear.

3 comentarios:

mi nombre es alma dijo...

Es verdad que el estar colocada en una esquina, le confiere a una casa un plus de señorailidad.

E. C. Pedro dijo...

Una casa en forma de J...

Javier dijo...

Pues a mí me parece que se trata de un monumento al pentagrama con las corcheas sobre el dintel.