martes, mayo 25, 2010

Día 190

Gracias a las fabulosas Guías de Bogotá de Alberto Ecovar, a quien con mucho gusto le hago propaganda, pude saber que esta construcción, ubicada justo enfrente de la entrada principal de la Biblioteca Nacional, es el Primer Templo Presbiterano de la ciudad. La luminosidad de la mañana le conviene una barbaridad a la piedra y a las estrías rectas de la torre. El mayor interés del edificio, sin embargo, es su aspecto de escenografía de campo de batalla para magos. Arriesgándome a pecar de esnob, agregaría incluso que el hecho de ser no sólo el primero sino también (casi) el único templo protestante de este lugar de los Andes, le da a esta iglesia de 1938 un aura mística, siendo que en Norteamérica o en la Europa sajona no interesaría ni a ingenieros ni a arquitectos decimonónicos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

caigo en cuenta de no haber mirado hacia arriba al pasar por el frente de este templo... son fotos como esta las que me andan señalando cómo mirar y reconocer esta ciudad que creía conocer.
Por su señalamiento, gracias.

Javier dijo...

Propongo, E. C. Pedro, que algún día nos ofrezcas una mirada a esos grafiti que siempre asoman por los rincones de tus reflexiones fotográficas.
Un arte urbano cada vez más reconocido.

E. C. Pedro dijo...

Javier, tu observación es justa y necesaria. Sólo tengo la (medio) disculpa de que el clima no ha favorecido las labores. Pero los correctivos serán pronto aplicados ;)