lunes, mayo 24, 2010

Día 189

Es difícil encontrar un mejor nombre que el de la Calle del Embudo, y probablemente imposible dar con otro que pueda explicar con más picardía este ya célebre pasaje.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

es interesante cómo se desarrolla este adoquinado: iniciando por el centro y luego completando a los lados.... y es esa la sensación al pasar: un tunel, pues la perspectiva la marca ese eje central. Bella foto y ese lugar es encantador.

Javier dijo...

Me parece una calle de arte y ensayo, diseñada para estar a la altura del ser humano. Habitable en suma.
Por favor, que alguien la distinga con el privilegiado título de patrimonio de la humanidad.

Saludos.

nefelibata dijo...

Gracias E.C. Pedro por este diario fotográfico capaz de curar nostalgias crónicas e insalvables.
No espero que seas como los genios de las lámparas, pero si tuviera tres deseos yo sólo querría uno: una foto de la Rebeca.
Aunque sea horrible, aunque esté en obra, aunque no tenga sentido. Hace milenios que no la veo y en noches de tormenta la extraño. Como no puedo bajar más por el parque para hacerle compañía, te pido que la visites por mí. ¿Será?

E. C. Pedro dijo...

Estimados, es esta en efecto una callecita encantadora. Es triste que no haya más "folies" de este tipo. Excepciones a la famosa retícula de Rendón, que no es más que el plano cartesiano aplicado a las ciudades de la Nueva España. La ventaja práctica es que si vas tarde para una cita, por lo menos no se suma el problema de tener que dar con el nombre una calle en un mapa minúsculo en el metro, o en la luz roja del semáforo. Rainman amaría a Bogotá.

E. C. Pedro dijo...

P.s.: En este blog tenemos una gran debilidad por cumplir deseos que implican misiones de reconocimiento urbano. Así que dentro de (más o menos) poco tendremos una visita de la nívea Rebeca.