viernes, mayo 21, 2010

Día 186

Las obras emprendidas dentro del proceso de extensión del sistema Transmilenio han sido dolorosas. En buena medida son el ensayo general para la construcción del metro. Acá, después de las polvaredas que se levantaban durante la estación seca, las calles se han convertido en lodazales con las lluvias.

4 comentarios:

mi nombre es alma dijo...

Tal cual mi ciudad, quizás todas.

Un abrazo

Javier dijo...

Las inacabadas ciudades, siempre rezagadas y desnudas. Condenadas a crecer a mayor velocidad que los adolescentes que las habitan.
Mensaje tan entrópico como su propia incertidumbre, la que muestra el barro de tu fotografía.

Un saludo.

Anónimo dijo...

costo/ beneficio... is that the question? con lo bello que estaba todo este sector!!!

E. C. Pedro dijo...

Señores, señoras, niños, niñas, ancianos, gatos, aves, cocodrilas, leonas, elefantes: todos a correr que se nos ha venido un invierno inclemente.