martes, mayo 18, 2010

Día 184

No se requieren grandes conocimientos hermenéuticos para advertir las dificultades de este sector. Pero tampoco se necesita ser un soñador para imaginarse lo agradable que podría ser. Basta recoger la basura, retirar ese muro (que ya está muy feo), y en el solar de esta casita de antaño crear una terraza dónde tomar una fresca limonada, o un campari, o un vermout. (O nada). El sector, por supuesto, tendría que recuperarse a ver si de paso, como quien no quiere la cosa, el Centro despega de una vez por todas ¡y que vengan de San Francisco y de Luxemburgo a estudiar nuestro modelo de ciudad!

6 comentarios:

Biovisor dijo...

Con estas ideas tuyas corremos el riesgo de que instalen otro Juan Valdez u otro Wok

Javier dijo...

La sombra por la izquierda augura, como garra espectral, esa fuerza que acabará con tal agonía.
La casa se deja llevar, es evidente.

E. C. Pedro dijo...

Estimados, ¿qué tal Starbucks "Las Cruces"....?

Anónimo dijo...

respeto por la casita!!
Dentro de ese muro sospecho vive, o tendría que vivir, una persona encantada con su tejado y sus columnas de madera, con su estufa de leña. Una buena y citadina Hondura.
Por favor, no den ideas de cómo volver un rincón recuperable para la vida, en un rincón snob...

Anónimo dijo...

respeto por la casita!!
Dentro de ese muro sospecho vive, o tendría que vivir, una persona encantada con su tejado y sus columnas de madera, con su estufa de leña. Una buena y citadina Hondura.
Por favor, no den ideas de cómo volver un rincón recuperable para la vida, en un rincón snob...

E. C. Pedro dijo...

Bueno, viendo tanta oposición, me tranzo por una buena aguadepanela. Pero con queso. ¡Y almohábana!