sábado, mayo 08, 2010

Día 174

La iglesia de San Agustín es una de las más antiguas de la ciudad. En efecto, ese era uno de los santos a los cuales se solían de dedicar -casi de oficio- los recién fundados templos. La década pasada sufrió una restauración que le hizo mucho bien.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

bella baldosa: me la imagino, iré a verla de nuevo. Grande, artesanal, preciosa.

Miguel Baquero dijo...

Qué precioso interior, parece trasladarte a otros tiempos

Javier dijo...

Me recuerda a los escarabajos dorados, geometría de resplandeciente lujo, arquitectura para recordarnos nuestra vulnerable dependencia de su poder.
Hermoso a su pesar.

E. C. Pedro dijo...

Antes de la construcción de la calle Sexta, que baja a un par de metros de su fachada, corría el río San Agustín. Ya en el siglo dieciocho era una cloaca a cielo abierto. Fue allí donde Bolívar contrajo lo que habría de conducirlo a la muerte. Pese a sus especificidades de valor histórico innegable, yo creo que sigue en pie simple y llanamente por encontrarse en las inmediaciones del Palacio de Nariño.