viernes, mayo 07, 2010

Día 173

A veces les damos demasiadas vueltas a cuestiones sencillas. Recuerdo por ejemplo la película británica Tumbas a ras de tierra, de 1994, cuyos protagonistas se ven en enormes dificultades para deshacerse de eso. ¿No habría sido mejor simplemente tomar aire, un poco de cinta, papel discreto, y ya? Los (¿tres?) personajes de la imagen son en ese sentido ejemplares.

4 comentarios:

Javier dijo...

Lo que hace difícil algo tan simple debe ser la necesidad de pasar desapercibido. Imposible improvisar convincentemente cuando se soporta el peso de la culpa junto con el de quien abandonó su espíritu.
Sin duda los de la fotografía son dos grandes actores, o dos inocentes.
Acertada luz sobre el porte, de magnífico efecto.

Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

A mon avis, ils se dirrigent vers le zoo de la ville pour se débarasser de... de ce qu'il y a dans le paquet. Même à Bogotà, le Père Noël est une ordure...

mi nombre es alma dijo...

Si es que siempre se ha dicho y es verdad, la mejor forma de ocultar algo es dejarlo a la vista.

Un abrazo

Anónimo dijo...

de acuerdo con alma: "la carta robada" llevó a extremos esa verdad.