miércoles, enero 27, 2010

Día 86

Tarde o temprano una foto como esta habría de irrumpir en la soleada pradera de este blog. Considérenlo como una autodelación. De hecho, me acuso de haber tergiversado la humedísima naturaleza de la ciudad. Baste con esas palabras para que dentro de algunos años nadie me acuse diciendo Por tu culpa la lluvia me mojó.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

el ángulo amarillo y el arco de luces lluviosas encierran el contenido de la foto: genial.

Javier dijo...

Cierto. De hecho, yo ya pensaba que en Bogotá nunca llovía y me preguntaba ¿a qué se dedicarán esas nubes que tanto abundan?

Interesante fotografía.
Un saludo.