domingo, enero 24, 2010

Día 83

Me atraen los edificios de cristal, ostentosos y brillantes. Creo que Ciudad de Panamá será un paraíso para mis expectativas. El poliedro quie se aprecia en la imagen no está terminado, pero ya se sabe cómo va a quedar. Falta ver qué tipo de comercio propondrá, si en sus tiendas será posible conseguir capuchinos, expresos y otras bebidas de primera necesidad. En esta esquina de la carrera Séptima con calle Sesenta y cuatro había antes una estación de gasolina, o gasolinera, o incluso bomba (de 'bomba de gasolina').

2 comentarios:

Javier dijo...

Salvando las distancias -las arquitectónicas, las físicas y las históricas- te confieso que lo primero que me ha venido a la cabeza al ver el edificio de la fotografía ha sido el Flatiron Building. ¿Es posible que también este represente un hito en la historia arquitectónica de Bogotá?
Un saludo cordial.

E. C. Pedro dijo...

Creo que a este edificio en particular lo pone en aprietos el poco espacio del que dispone. Se encuntra demasiado cerca de la avenida y de sus vecinos. Pero no hace daño, y a las ciudades conviene saber quererlas: ni incondicionalmente, ni sin aceptar estéticas lejanas a las nuestras.