miércoles, noviembre 11, 2009

Día 17

Para un observador avisado la riqueza de los reflejos de este par de edificios es como la banquisa antártica, bajo la cual los exploradores descubren más especies de seres microbacterianos que un niño bichos tras levantar una piedra en tierra caliente. La foto fue tomada desde un balcón de la Torre Altavista, el nuevo edificio de Bavaria, situado en el carrera Trece con calle Treinta y dos. Entre ellos se descubre el colegio Camilo Torres, el barrio La Merced, y en la cima del Parque Nacional algunas casitas del Pardo Rubio. En el edificio de la derecha, de Seguros Fénix, se puede apreciar Teusaquillo, y en el de la derecha las manchas deformes de los autobuses de la carrera Trece

1 comentario:

mi nombre es alma dijo...

Es una foto magnífica. Un reflejo de la vida en la ciudad y nunca mejor dicho.

Saludos